EDV: Arco en primera persona

Escrito por Walter Anido. Publicado en MX Nacional

darioar
 
Así describió Darío Arco sus sensaciones y relató como fue el camino para llegar a la victoria de su primer Enduro del Verano en la categoría mayor:
Gané el Enduro del Verano. Hace 367 días, volvía de Gesell llorando de tristeza por no poder conseguir lo que tanto deseaba, para lo que tanto trabajé y trabajó mucha gente. Ese sabor amargo, ese dolor en el pecho que se siente como un puñal profundo; esa acidez en el estómago. Hoy todo es Mágico, todo es felicidad, es recordar cada momento vivido ese domingo 25 de febrero de 2018. Esas lágrimas de emoción, ese desahogo guardado durante tantos años, porque fue mucho tiempo persiguiendo un mismo objetivo. Venía ganando las dos primeras vueltas, sentí el ahogo por salir al 110%. Solo tenía que mirar mi manubrio y ver el mensaje claro “RESPIRAR Y DISFRUTAR” Eso hice. Una vuelta más tarde perdí la punta de la carrera, pero nunca me desesperé, seguí empujando. Dos vueltas después volví a ver mi oportunidad, en ese momento lo sentí y dije: “es mía” pero me adelanté y me fui al piso. Sentí que todo se caía, que lo venía haciendo bien y lo había echado a perder. Bajé de nuevo mi cabeza y observé nuevamente ese cartel: “Respirá y Disfrutá” y me conecté con la persona que me dijo “recordá que siempre hay un poco más” entonces volví ahí, pateaba mi moto que no quería arrancar. Sentí el grito y el aliento de todo el mundo que estaba en mute x mi error. Pero la prendí sin poder respirar y salí por todo!  No veía el helicóptero pero seguí empujando. El cansancio estaba ahí, pero le dí todavía un poco más, hasta que la oportunidad volvió a aparecer, la tomé fuerte y no la largué hasta el final. No la iba a dejar pasar dos veces esa sensación. Aceleré lo más rápido que pude hasta la bandera a cuadros. No me preocupó mucho mi foto finish, salté como muñeco de torta, porque lo importante venía después. Sensación de felicidad inexplicable, de haberlo logrado, todavía la siento hoy!!!!! Hoy analizo todo esto y sé que me tocó pasar por muchos momentos difíciles: crisis, stress, tener que decirle a personas que querés, cosas que no le van a gustar. Tocar puertas, recibir muchos “Si”, algunos “no” e inclusos quedarme sin respuestas. Tomé muchas decisiones y seguí entrenando al máximo a pesar de todo. Estoy seguro de que esta vez se hizo todo bien! Esta vez funcionó! Gracias a todos esos corazones que gritaron, lloraron, putearon, me alentaron y se pusieron felices por esta victoria, no saben cuán importante son para mi!  Cuando pensé que todo se hacía cuesta arriba, sólo necesité mirar a mi alrededor y apoyarme en la gente que me rodea, mi novia, mis amigos y la familia! Cuando ese tridente está unido, no hay que temerle a nada.
 
GRACIAS TOTALES